domingo

Desarrollan “pintura” para frenar hongos que destruyen cultivos de uva


Investigadores del departamento de Microbiología del Centro de Investigación Científica y Educación Superior de Ensenada (CICESE) combaten la infección de tres tipos de hongos que acaban con grandes cultivos de uvas, porque destruyen el tronco de árbol de la vid.

Los científicos, coordinados por la doctora en fitopatología Rufina Hernández Martínez, identificaron en laboratorio un hongo benéfico del género Trichoderma sp que frena y repliega a tres grupos de hongos destructivos (Botriosphaerya, Phaeoacremonium y Phaeomoniella), los cuales tapan los conductos internos por los que las plantas transportan agua y nutrientes.

La investigación fue dada a conocer a través de la gaceta oficial de esa institución científica, Todos@CICESE, donde se detalla que la falta de agua en la zona del Valle de Guadalupe, cerca de Ensenada, se ha agudizado en los últimos años debido a la necesidad de abastecer a la ciudad con agua dulce de la región, lo cual se ha combinado con la baja presencia de lluvias, incrementando el estrés al que están sometidas las plantas. Esto las hace sumamente vulnerables a las infecciones de hongos.

Debido a la importancia de la actividad vitivinícola en la región de Ensenada, investigadores y estudiantes del departamento de Microbiología de la División de Biología Experimental y Aplicada del CICESE, así como del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP), realizaron un muestreo en nueve viñedos de la localidad, ocho en el Valle de Guadalupe y uno en Santo Tomas. El resultado indicó que 30 por ciento de las plantas muestreadas padecen de enfermedades del tronco.

Al hacer estos muestreos y observar los hongos en el laboratorio, se detectó un hongo que crecía más rápido desplazando a los otros. Después de meses de observación in vitro se determinó que era un hongo del género Trichoderma sp, el cual resulta benigno pues contrarresta a los hongos dañinos.

La doctora Rufina Hernández explicó que a nivel microscópico se puede ver cómo este hongo se enreda en la hifa –que es una estructura del cuerpo del hongo— absorbe sus nutrientes y eventualmente mata a los hongos causantes de enfermedades de tronco. Además puede permanecer en la planta por largo tiempo evitando que adquiera nuevas infecciones.

En el laboratorio de microbiología se evalúan y realizan cultivos de este hongo para obtener sus esporas y aplicarlas en las heridas frescas de poda. Como parte del proyecto de tesis del estudiante Alejandro Plata, las esporas de Trichoderma sp., se aplicarán con un pincel o un aspersor como si fuera una pintura hecha del hongo para proteger las heridas frescas de poda y evitar que los hongos dañinos ataquen a la vid.

Actualmente se encuentran en la fase de comprobación, es decir, aplican el hongo en un viñedo de la localidad para evaluar los resultados en el campo.

La doctora Hernández Martínez es egresada de la Universidad Veracruzana, posteriormente obtuvo su grado de maestría en el Cinvestav-Irapuato y realizó estudios de doctorado y postdoctorado en la Universidad de California en Riverside.

Debido a que la vid es el cultivo más importante de la economía de la región noreste de Baja California, donde existe una diversificada y robusta industria vinícola, el Departamento de Microbiología del CICESE estudia el problema de los hongos que producen enfermedades en la madera, los cuales tienen un impacto negativo en el rendimiento y longevidad de las plantas.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu comentario aquí.