domingo


Promover y recuperar la salud son los principales beneficios que ofrecen las sustancias elaboradas por las abejas. Y cómo no ser saludables, si son los insectos más importantes en el equilibrio del medio ambiente. Su papel es fundamental en la polinización de la mayoría de los cultivos que consumimos y en la flora silvestre de todo el planeta. Por lo tanto, que influyan directamente en la vida de los seres humanos es ciencia cierta.

Rudolf Steiner, precursor de la Medicina Antroposófica y Albert Einstein afirmaron que el destino de la humanidad está íntimamente ligado al mundo de las abejas y si estas llegaran a desaparecer, poco tiempo le quedaría al ser humano sobre la tierra. Pero Einstein fue más enfático, dijo que si mueren al hombre le quedarían solo 4 años de vida: “Sin abejas, no hay polinización, ni hierba, ni animales, ni hombres".

Por estos motivos, no tiene que extrañar que las sustancias que provienen de la actividad de las abejas (Apis Mellífera) sean tan benéficas para nuestro organismo. “Cuando consumimos miel en la edad adulta, esta miel nos proporciona las mismas fuerzas estimulantes que la leche al niño”, afirmó Steiner en una conferencia de 1923.

“El mismo señaló las bases para la creación de un medicamento antroposófico, llamado Scleron, que tiene a la miel como uno de sus componentes principales.

Tiene efectos vitalizantes y promueve procesos de regeneración en situaciones vinculadas a la edad y la esclerosis”, cuenta el Dr. Carlos Navarrete G. Médico Pediatra de orientación Antroposófica del Centro de Salud Equinoxxio .

Al parecer, motivos no faltan para entender el creciente consumo de propóleo y miel cuando hay indicios que un resfrío se acerca. Descubrir sus beneficios y aprovecharlos será una oportunidad para volver o encantarse con lo natural y sin prejuicios. Su uso y beneficios datan del antiguo Egipto. 

Cuatro magníficos

Los productos provenientes de las abejas son el polen, la miel de abejas, el propóleo y la jalea real. Cada uno tiene la particularidad, según explica el Dr. Navarrete, quien agrega que pueden ser administrados tanto en niños como en adultos, salvo en pequeños menores de 1 año. Sin embargo, el especialista aconseja que, en relación a la miel, a pesar de ser azúcares de buena calidad los diabéticos la deben consumir con moderación.

“Todos ellos presentan un alto valor nutricional con particularidades que orientan, algunos de ellos, más hacia acciones específicas, como inmuno-estimulantes y antisépticas (propóleo) y otros más hacia efectos vigorizantes (jalea real). Entre ambos se encontraría la miel y el polen, donde el acento nutricional sería el más importante”, comenta.

De todas maneras, si se quiere tratar alguna dolencia como el decaimiento, lo más sano es visitar a un médico para que lo indique y para que se cerciore si el síntoma es signo de una enfermedad banal o de una grave.


“Es por eso que no recomiendo que se recurra a estos productos sin tener clara cuál es la causa de esa condición, ya que se podría estar retardando un diagnóstico importante”, dice el médico antroposófico.

De todas maneras, en Chile son considerados como alimentos o complementos nutricionales por lo cual podrían ser consumidos libremente.

“El propóleo lo indico principalmente para favorecer efecto inmuno-estimulante en combinación con un medicamento de origen vegetal (Echinacea), dado el sinergismo que se produciría entre ambos”, ejemplifica.

Ahora, si la persona tiene antecedentes de alergia hacia algunos de los componentes de estos productos estarían totalmente contraindicados.

Además, recalca, que no debieran ser usados en niños pequeños, ya que podrían contener esporas de una bacteria (Clostridium Botulinum), que por las características propias de un sistema digestivo inmaduro puede no ser bloqueada en su paso por el estómago e intestino.

“Como consecuencia se multiplica peligrosamente al interior del niño, debido a que esta bacteria produce una toxina paralizante (Toxina Botulínica), que si no es tratada adecuadamente puede provocar graves consecuencias. En los niños mayores y adultos, este riesgo no existiría”, advierte.

Para conocer en detalle a estos cuatro magníficos de las abejas, el Dr. Carlos Navarrete entrega sus propiedades y beneficios: 

Polen: Por su contenido nutricional se le ha descrito propiedades vigorizantes, favorecedoras de la regeneración de tejidos, complementarios en la recuperación de anemias y útil en vegetarianos y deportistas. Obtenido desde la colmena, contiene gran cantidad de proteínas (15-35%), hidratos de carbono (20-40%). Además de aminoácidos libres, minerales y vitaminas. 

Miel: Debido a su composición su uso principal es como endulzante natural, que reemplaza al azúcar refinada en la preparación de alimentos. Mientras más natural se consuma (sin procesar o someter a alta temperatura), mayor valor nutricional aporta. Tiene alto valor biológico, contiene principalmente hidratos de carbono (75%), de fácil digestibilidad y absorción, cuyo mayor componente es la fructosa (40%). Tiene también fibra insoluble y pequeñas cantidades de minerales, oligoelementos y vitaminas. 

Propóleo: Su uso en la medicina se remonta a la Grecia antigua, donde ya se le reconocían propiedades benéficas en el combate de infecciones y en la curación de heridas. Actualmente su uso más reconocido en el ámbito médico es como inmunoestimulante y antiséptico, por sus efectos demostrados como antibacteriano, antiviral y antifúngico. Se le han descrito además efectos antitumorales, por lo cual es indicado a algunos pacientes en complemento de su terapia antineoplásica. Tendría además algún grado de efectos analgésicos, antiinflamatorios y antioxidantes. En su composición destacan sustancias de acción antiséptica (flavonoides), vitaminas (A, C, E y del complejo B), oligoelementos y minerales diversos, ácidos grasos, cera, resinas y bálsamos y polen. 

Jalea real: Su uso principal es de complemento nutricional por el alto valor nutricional de sus componentes, aunque se le describen efectos vigorizantes y estimulantes de la actividad física, mental y sexual. Tiene efectos beneficiosos antioxidantes y antiateroescleróticos. En su composición destacan proteínas (15%), hidratos de carbono (15%), ácidos grasos (5%), vitaminas (del complejo B, E y ácido Fólico), aminoácidos libres, trazas de hormonas (estradiol, testosterona y progesterona), minerales y oligoelementos (hierro, oro, calcio, cobalto, silicio, magnesio, manganeso, níquel, plata, azufre, cromo y zinc).

1 comentarios:

Cristina Nacho dijo...

La jalea real es una secreción lechosa producida por las abejas obreras. Se contiene típicamente alrededor de 60% a 70% de agua, proteínas 12% a 15%, 10% a 16% de azúcar, grasas 3% a 6%, y 2% a 3% vitaminas, sales y aminoácidos. Su composición varía en función de la geografía y el clima. Este producto recibe su nombre del hecho de que las abejas lo utilizan para el desarrollo y la crianza de abejas reinas. Algunas personas usan la jalea real como medicina. No se debe confundir con la jalea real polen de abeja o el veneno de abeja.
Miel con Jalea Real

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu comentario aquí.

Unordered List

Sample Text


Blog Archive

Lo más visto

Recent Posts

Text Widget