jueves

La Quinoa, un tesoro redescubierto en la gastronomía.


Hoy día vuelve a sembrarse en el altiplano, al reivindicarse sus múltiples beneficios y propiedades nutricionales. La quinoa no es propiamente un cereal aunque forme granos o semillas. Se trata de un pseudocereal y se cultiva fundamentalmente en el norte de Argentina, Bolivia, Perú, Ecuador y norte de Chile.

Se trata de un alimento de fácil digestión y que puede germinar en poco tiempo. Su larga conservación se debe a la presencia de una saponina, que protege el grano del ataque de parásitos o insectos y que sólo desaparece al lavarse con abundante agua por lo que es muy importante realizar este procedimiento previo a su cocción, ya que la saponina es incomestible.

miércoles

Estudio demuestra la aplastante superioridad de los productos biológicos


Un estudio más ha venido a corroborar los resultados de otras investigaciones anteriores, y a hacer patente lo que , por otro lado, es de sentido común: los productos biológicos saben mejor (mejores propiedades organolépticas) , son más nutritivos (tienen , por ejemplo más sustancia: más materia seca y menos agua), tienen más anti-oxidantes, por ejemplo más ácido ascórbico (Vitamina C) , más compuestos fenólicos , duran más sin estropearse (por ejemplo por los hongos) y, por supuesto, los suelos en los que se producen están más sanos y poseen más capacidad para sostener la productividad biológica, teniendo una mayor riqueza de los microorganismos que generan una serie de funciones esenciales (tienen más carbono y nitrógeno , más biomasa y actividad microbiana, más actividad enzimática, más capacidad para eliminar sustancias tóxicas y más concentración de micronutrientes) .

Reutilización de los residuos de la industria olivarera como abono


En la extracción del aceite de oliva se obtiene un residuo, formado por la pulpa de la aceituna, el agua del fruto (alpechín) y el hueso triturado, que se denomina alperujo. Es muy contaminante, pero una vez compostado puede ser utilizado como abono orgánico en agricultura ecológica o, en mezcla con turba, como sustrato en macetas para el cultivo sin suelo.

Según estudios de la Universidad de Sevilla, la sustitución de fertilizantes químicos por este abono natural supondría un ahorro para el sector olivarero de unos 60 millones de euros anuales. El año pasado, en España se produjeron un total de 5,5 millones de toneladas de alperujo, de los que el 82% se localizó en Andalucía.